Menú DiverLove

Volvemos a la carga con un regalo personalizado que hemos hecho para una pareja suuuuper romántica que se conoció ¡en un Burger King!

Alucinad:

P1020623

Las cajitas las hemos comprado en Self Packaging, y las blondas y fabric tape en The Craftcake Mama.

P1020628

La letrita está tallada a mano en el cristal. Podéis comprar una punta de diamante en cualquier tienda de manualidades, y hacerlo es facilísimo.

P1020629 P1020630

La hamburcupcake y las patatas fritas son de La Bruja Novata, una tienda de Valladolid donde hacen verdaderas maravillas.

P1020632 P1020635

Anuncios

Me han invitado a una boda ¡vaya marrón! II

¿No os habíais enterado? ¡Aún estamos en temporada de bodas!

La semana pasada resolvíamos el regalo con las siempre bien avenidas tazas de Mr. Wonderful, pero ¿qué regalar cuando, en lugar de sueldo de becaria, tienes sueldo de parado?

Regalar dinero en un sobre es, probablemente, el mejor de los regalos en el paquete más triste que ha inventado el ser humano. Da vergüenza casi hasta cogerlo. Eso de “lo que importa es el interior” sólo sirve para otras ocasiones.

Así que os proponemos una solución barata, fácil, y muy rápida de realizar, ¡puedes hacerla incluso un viernes de 11 a 12 de la noche!

Tarrito mono del chino (aka, tienda donde hay de todo). Se ameniza con un poquito de washi tape y unos corazoncitos remonos pintaditos a mano.

Cajita requetelinda (de lata) de Casa. Papel de seda, un poquito de washi tape y unos gramitos de gominolas.

Se mete el dinerito hecho un tubito dentro del bote, le sumamos una etiquetita con mensaje y voilá!

Me han invitado a una boda ¡vaya marrón!

Probablemente (espero) dentro de unos años no pensaré igual, pero para una jovenzuela como yo, con economía de becaria (o sea, sin economía), que te inviten a una boda es… un marronazo. Que si la ropa, que si los zapatos, que si la pelu, las uñas, el pote, (y ahora viene lo malo) y ¡el regalo!

Un regalo típico de boda cuesta un mes y medio de mi sueldo (que no es broma xD), así que… hay que replantearse otras cosas. Por suerte, tengo ideas cuchareras y gracias a ellas puedo ahorrar mi sueldititito y a la vez, poder llevar mi regalo con orgullo.

Bien, ahora mismo estoy en una boda. ¿Queréis ver lo que se van a llevar los novios?

Bandeja: Ikea. Cuchara: Casa. Set de servilletas: Casa. Pareja de tazas “juntos, es mejor”: Mr. Wonderful. Idea original, papelería y kilos y kilos de ilusión: Lady Do.

El truco está en los detalles… y en la cuchara, siempre en la cuchara 😉